MBFWMADRID: moda, diseño y arte al comienzo de la nueva década












 

Concluye una temporada más, tras una intensa semana llena de nervios, emoción y mucha moda, otra edición de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. Cada una es especial y diferente, pero esta ha destacado por tener  a Nuria de Miguel como nueva directora de la pasarela madrileña.  La que hasta ahora era directora de comunicación, y sucedió a Charo Izquierdo en la pasada edición del mes de julio, se ha convertido en la nueva responsable de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. Todo un reto por cumplir.

Otra de las novedades fue el regreso de Pertegaz sobre la pasarela. El diseñador Jorge Vázquez ha tomado las riendas de la ilustre casa actualizando siluetas, estampados y diseños icónicos. El escenario elegido fue el Palacio de Cibeles de Madrid, sobre una moqueta rosa y con una orquesta de música clásica en directo.

El pabellón 14 de la feria de Madrid ha sido el principal encargado de acercarnos la moda a la pasarela y de hacernos vivir y sentir sus colecciones y diseños. La primera jornada que se celebró en IFEMA comenzó con Roberto Diz, y sus propuestas basadas en la innovación con patrones deconstruidos y juegos de volúmenes reflectantes. Inspirado en el último vuelo del concorde y lo secretos de las cajas negras, la colección muestra prendas extraídas de fuselajes accidentados.

El desfile de Andrés Sardá se convirtió en un homenaje al diseñador que fallecía el pasado 15 de septiembre. La colección estuvo dividida en pasado, presente y futuro, desde los encajes y la mantilla, hasta looks más innovadores de colores intensos.

Devota&Lomba se decantó por la obra de pintor francés de origen bielorruso Marc Chagall, por esto, la colección se tiñó de verde y morado con microestampados y motivos florales que rompen con la sobriedad de los patrones.

“Mirar al pasado y poder reinterpretarlo es la esencia para proyectar el futuro”. Esta máxima de Miguel Marinero es la detonante de su colección Vernáculo, donde la originalidad y la honestidad son las características de la colección, que rinde homenaje a los materiales, la confección, y los acabados.

Ágatha Ruiz de la Prada ha rendido tributo a su clienta ideal, Mila Ximénez, la cual ha desfilado para cerrar el show, donde la propuesta principal de su universo creativo es el caftán. Por su parte, Roberto Torreta, ha cautivado a los asistentes del desfile con guiños y reminiscencias de los años 60 y 70, con tailoring sofisticado y tejidos cuidados e impecables de telas ecológicas.

También vimos asimetrías y mucho brillo en “Caos”, la colección de Ulises Mérida. Superposiciones de un sinfín de piezas diferentes formaban una armonía perfecta.

Por contraste, Ángel Schlesser mostró una estética mucho más sobria y relajada, con diseños fluidos, conjuntos monocolor y siluetas clásicas.

La presencia del diseñador Fernando Claro por primera vez ha sido una de las más esperadas, gracias. Alma, razón, gracia y quimera han sido los cuatro hilos conductores de la colección en la que el trabajoartesanal es una de las principales características.

El de Teresa Helbig, y su mítico “una mujer Helbig nunca pasa desapercibida”, ha sido uno de los más aplaudidos desfiles. También porque ese mismo día, en otro desfile, presentó los nuevos uniformes de Iberia, y porque acaba de dar un salto internacional, abriendo una boutique en Los Ángeles. Su colección, Opium, se inspiró en la China de 1840 y el origen del opio. La mezcla de rigidez británica y misterio oriental con tartanes y sedas han sido las propuestas de su colección.

Dominnico, o Domingo Rodríguez, ha debutado en la pasarela madrileña homenajeando a España, tras resultar ganador la pasada edición de Samsung Ego. Su colección ha sido una oda a nuestro país donde ha mezclado texturas y ha empleado mantones de manila y sombreros cordobeses. Todo un descubrimiento.

El diseñador asturiano Marcos Luengo ha vuelto a recurrir al arte como vía creativa de sus diseños. En esta ocasión ha contado con la pintura ecléctica de Kike Garcinuño. La colección transporta a la campiña escocesa y recuerda a las amazonas inglesas. Entre prendas cinegéticas, aparecen sastres de falda desestructurados. Predomina el color y los sombreros -que recuerdan a Ascott- de fieltro de piel de conejo.

Juan Vidal ha realzado la importancia del amor, con la elegancia y la feminidad como protagonistas. La escritora inglesa de novela romántica, Bárbara Cartland, ha inspirado al diseñador para crear un universo dulce, suave y romántico. La colección tiene la figura de la mujer por bandera y ha introducido los teddy bears, como pieza clave de la colección. Por esto, y por su admirable trayectoria en el mundo de la moda ha recibido el premio LÓréal Paris como mejor diseñador.

En el front row se pudieron ver caras conocidas. Rostros de la política española no dudaron en asistir y rendir homenaje a la moda de su país: el Alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida y la mujer del presidente del Gobierno, Begoña Gómez Fernández, son los representantes que tuvo la pasarela madrileña. También vimos actrices que nunca fallan, como Marta Hazas o Macarena García. El fenómeno influencer siempre está presente: Paula y Manuel Ordovás, María Garrido, las hermanas Grace y Melissa Villarreal, o María García de Jaime y, su ya marido, Tomás Páramo, son algunos de los jóvenes influencers que no quisieron perderse el evento por excelencia de la moda española, y -como no- compartirlo en redes sociales.

La edición concluyó con el icónico premio LÓréal Paris, con las categorías mejor diseñador y modelo, donde el alicantino Juan Vidal ha sido el ganador, junto a la conocida modelo Natalia Sobre, de 54 años. La presentadora de los premios fue Patricia Conde, y estuvo acompañada de la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y la directora de MBFWM, Nuria de Miguel.

Alumno: Celia Casañe
Si te ha gustado