Viviendo la experiencia de la moda en Londres


Las calles londinenses acogen, una vez más, grandes eventos y firmas del mundo de la moda. El estilo tan reconocido de esta ciudad, el underground, se aprecia en cada esquina y es por ello que un grupo de alumos de CGModa hemos querido vivir la experiencia de la moda y no nos hemos querido perder ni un detalle de lo que se puede aprender en la capital británica.

Los mercadillos de Londres

Londres tiene una forma original de comercio; la mayoría de sus calles se olvidan de altos precios, marcas de lujo y guardas de seguridad en las puertas para ubicar un simple mercadillo. Old Spitafield Market, conocido por la variedad de cosas que se pueden encontrar: desde lo más simple y que menos esperas, hasta ropa de todos los estilos y comida de cantidad de países. No es difícil encontrarlo, pero sí perderse entre sus puestos. No muy lejos de esta zona, se encuentra otro de los mercadillos más famosos de Londres: Camden Market. Sin embargo, esta vez, la única acción importante no es sólo comprar. Este barrio, el cual parece sacado de la gran pantalla, es atravesado por un canal veneciano que merece la pena pararse a mirar. Además, observar las paredes de los edificios no deja indiferente a cualquiera; sus decorados son completamente una auténtica inspiración. Con tanta esquina a la que mirar, el frío, tan típico de la ciudad, no es ningún problema.

“Un ambiente industrial rodeaba la nueva colección en el showroom de la firma Coach”

Un universo llamado Coach

Carnaby Street, otra de las calles que te hace sentir especial. Las tiendas podrían brillar, únicamente, con sus escaparates, pues el color no es, precisamente, un factor que falte en esta zona. El letrero luminoso de “Welcome to Carnaby Street” y muchos más, son los encargados de avisarte de que has entrado en otro universo. La gran marca de moda neoyorquina Coach, es una de las firmas que se encuentran en este barrio. Laura Jímenez, antigua alumna de CGModa y coordinadora del Showroom fue una de las encargadas de recibirnos y mostrarnos la nueva colección de la firma. Laura también nos explicó su comienzo en la firma y su recorrido profesional en ella. “Mucha energía y ganas de trabajar, la actividad es lo que siempre me ha llevado hacía adelante” explicó Laura.

Moda y naturaleza, ¿es posible?

Tercer día en Londres y no nos podíamos perder sus grandes museos. Por ello visitamos la exposición “Fashioned from Nature” en el Victoria&Albert Museum. Es una de las primeras del Reino Unido que muestra la relación entre la moda y la naturaleza desde el año 1600 hasta nuestros días. La exhibición intenta concienciarnos de que la industria textil también puede colaborar, de manera adecuada, con el medio ambiente.

La magia de Harrods

No podíamos irnos de la capital sin dar un paseo por los grandes almacenes Harrods y la calle comercial de Oxford St. Nadie sabe cuál es su magia, pero todos caemos rendidos ante algunas de sus tiendas. Todos los edificios y los nombres de las tiendas están iluminados, tráfico de coches y los famosos autobuses rojos de dos pisos no paran de pasar. La gente entra y sale con varias bolsas en la mano, sin importar la hora; quizá este sea el auténtico espíritu de Oxford St.

 “Gente con bolsas por la calle, edificios iluminados, tráfico de coches y autobuses rojos de dos pisos suponen el auténtico espíritu de Oxford Street”

Global Fashion Conference

Durante los días 31 de octubre y 1 de noviembre, el London College of Fashion acogió el congreso de moda “What’s going on? A discurse on fashion, design and sustainability”. Con la participación de grandes colaboradores, se crearon dos días de escuchar, debatir, observar y disfrutar las dinámicas y proposiciones que tiene preparadas la moda sostenible para un futuro. Nuevos materiales, proyectos para crecer, conocer la sociedad actual, maneras de contribuir con el medioambiente y formas de concienciar a la gente sobre la situación en la que nos encontramos, fueron algunos de los temas a tratar entre los asistentes al evento.

Tras un largo día lleno de moda, tocaba una despedida de grupo. Desde que despegamos de Gatwick hasta llegar a Madrid, las risas no cesaron en el viaje de vuelta. Al fin y al cabo, nos habíamos convertido en un equipo que ama la moda y no dudó en desplazarse a Londres para disfrutar, una vez más, de ella.

Por: Ana Vera

Si te ha gustado