Experiencia en Vera Wang

Maria Ruiz-Mateos con una compañera de trabajo

El 9 de marzo 2012, recibí un e-mail de Vera Wang Services respondiendo a mi aplicación para cubrir un puesto en prácticas. Querían una entrevista. El 10 de marzo me encontraba en la gigante recepción de las oficinas en el 15 East de la calle 26, en Madison Square Park, justo en frente del Flat Iron. No tenía experiencia en el sector. Pero gracias al Título de Moda había recibido lecciones de marketing o procesos en las empresas de moda entre otras. Al día siguiente recibí un email, me esperaban el día 26 en las oficinas para empezar mis tres meses de prácticas. Vestida completamente de negro, dresscode del departamento.

Éramos un equipo de 6 personas que nos dedicábamos a gestionar el departamento de Bridal Alterations. El siguiente paso que deben de dar las novias una vez que compran su vestido. Formábamos un equipo completamente multiusos. Atendíamos a la media de 15 novias diarias que venían a arreglar su vestido, supervisábamos la productividad del taller y el posterior shipping de los trajes, manteníamos los niveles de inventario y lo conservábamos en perfectas condiciones, elaborábamos bases de datos y estábamos en contacto con los proveedores.

Lo que mejor aprendí fue la resolución rápida de conflictos. Como todas las empresas, nuestro departamento fallaba en contadísimas ocasiones, normalmente por causas externas. Pero aun así era preciso solucionar las situaciones de la mejor manera posible. Un día el encargado del shipping intercambió dos vestidos de distintas clientes. Una  de ellas llegó al fitting de su vestido, sin haberlo visto desde la compra. Nos pidió si podía estar delante cuando abriéramos la caja, estaba muy emocionada, pero su cara cambió cuando se dio cuenta de que el vestido que había dentro y que tenía su nombre no era el que había comprado. Antes de que entrara en pánico, le ofrecimos un café y mi jefa se encargó de orquestar una serie de acciones para que nos mandaran de vuelta a la oficina el otro vestido equivocado y que nuestro apretado horario pudiera seguir su curso. Recuerdo perfectamente sus palabras: cuando tratas con clientes es necesario tener la frialdad de un médico. Si hay algún problema, ellos no se alarman ni montan una escena, sólo se preocupan de solucionarlo lo mejor y más rápidamente posible. Los clientes son el núcleo y epicentro de la mayoría de las empresas, hay que tratarlos con sumo cuidado. Todos son igual de importantes.

New York Rockefeller

Fue una experiencia única. Afortunadamente todo el mundo tiene ganas de enseñar y de que aprendas, la integración es rapidísima. El segundo día ya parece que llevas ahí toda la vida. Tuve mucha suerte ya que en Vera Wang Services me permitieron trabajar en lo que más me gusta, el mundo de la moda y estando cara al público. Todos los días surgían nuevas incidencias que nos obligaban a estar pendiente de hasta el último detalle. Gané mucho más que una línea en mi C.V. Estoy esperando estos últimos meses para volver a poner en práctica todo lo aprendido en mi experiencia internacional.

Por María Ruiz-Mateos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>