“Si estás aquí es porque sabes vender”


El viernes 8 de enero visitamos la sede del grupo Inditex en Arteixo, A Coruña con alumnos de CGModa y del posgrado de Fashion Trends Analysis. Luego del viaje en tren desde Madrid, llegamos bajo un chaparrón diluviano al polígono industrial de más de 13 mil kilómetros cuadrados, cuna de Zara el buque insignia del grupo.

Una presencia global en 80 países, siete mil tiendas y 150 mil personas trabajando para distribuir ocho billones de prendas anuales. Las cifras no se digieren fácilmente y éramos conscientes de que tocamos las tripas de una maquinaria perfecta.

Con el corazón puesto en el cliente y la tienda como eje de un negocio exitoso. “Si estás aquí es porque sabes vender” dijo nuestra guía mientras recorrimos los departamentos de diseño y compras de Zara Kids, Zara Woman y Zara Hombre y las tiendas piloto de Zara Home. El software de gestión propio, permite recibir diariamente reportes de cada tienda y en función de ello se orienta la distribución de cada colección según tienda, ciudad o país. Por eso tienen un almacén de más de seis millones de tela en colores blanco y crudo que se pueden teñir de acuerdo a la demanda. Y los básicos se producen con proveedores lejanos pero lo que es más tendencia, y corre más riesgo, se encarga a proveedores de proximidad, alrededor de Galicia y en el norte de Portugal. Porque “el modelo de negocio de Inditex es distribuidora no manufacturera”. Cada colección dentro de una marca no es estática, sino global de tiradas cortas con novedades cada semana. En 18 o 21 días se puede tener una colección nueva en tienda.

La visita fue también un viaje cultural, ¡qué riqueza de información se consigue de las ventas! Por ejemplo, en los países árabes no se puede vender prendas con la union flag de Gran Bretaña porque tiene la cruz de San Jorge pero si tiene es de exitosa la bandera americana. Por supuesto no se pueden vender imágenes de cerditos ni telas de ese origen animal. Se venden muy bien los crop tops y las minifaldas, porque la mujer árabe se arregla mucho para estar por casa, porque le gusta recibir y es muy elegante debajo de la aparente discreción exterior. En Hong Kong funciona muy bien el denim. En China el color rojo. Para adaptarse a cada cultura, el mobiliario en tienda es siempre sobrio y minimalista. La idea, y bien conseguida si se miran las ventas oficiales de Zara, es crear una imagen de marca potente y coherente.

El “todo bajo control” se olía desde la puntualidad cartesiana al recibirnos alguien del equipo de Comunicación y Relaciones Institucionales hasta la logística de la zona fábrica. Después de caminar al lado de varios kilómetros de raíles por donde se transportan las prendas vimos cómo se embalan y distribuyen con su etiquetado. En los casi 5 kilómetros recorridos, por cada planta reinaba un orden meticuloso, espacios diáfanos, blancos, con decenas de personas jóvenes –claro está con estilo -trabajando. Algunos aprovechamos para hacer un streetstyling. Como dijo nuestra guía “hay individualidades maravillosas que ponen su talento al servicio del equipo”.

Firma: CGModa

If you liked it