Los alumnos de CGM visitan la sede central de Inditex


El pasado 30 de octubre los alumnos de Comunicación y Gestión de Moda visitaron la sede central de Inditex en Coruña.
Arteixo se despierta entre el encanto de su playa y el verde paisaje que envuelve a esta localidad, en la que encontramos la sede principal del grupo de Inditex. Se trata de una de las compañías de distribución de moda más grande del mundo, conformada, a su vez, por ocho marcas: Zara, Pull & Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe.

La compañía ha conseguido revolucionar el mercado universal de la moda con unos planteamientos completamente innovadores: precios asequibles en prendas de última tendencia, indiferencia por los medios publicitarios tradicionales y respuesta a las demandas de su clientela en prácticamente menos de quince días en cualquier lugar del mundo.

Concretamente, Zara apareció el 15 de mayo de 1975 en A Coruña, algo totalmente desconocido para la industria de la moda. Se hubiera llamado Zorba en vez de Zara, si no hubiera existido una cafetería en la misma localidad con este nombre, así que Ortega optó por darle un giro al nombre hasta llegar al que hoy conocemos.

Los servicios centrales de Inditex y los departamentos de diseño de Zara se asientan en un edifico levantado en 1999 con una superficie edificada de 6000.000 m2, 16 fábricas comunicadas por dos túneles y 212 kilómetros de raíles; sitio donde cada día se cortan 130.000 metros de tela y donde cada año salen 15.000 referencias distintas. A diferencia de otros gigantes de la moda, Zara fue la pionera en cerrar el ciclo: fabricar y distribuir. En la actualidad, el Grupo Inditex se encuentra presente en 94 mercados con un total de 7.385 tiendas. En ocasiones especiales, como podría ser el año nuevo Chino o la festividad de los San Fermines en España, se realizan envíos de exclusivas cápsulas de colecciones por todo el mundo que responden a las necesidades de los consumidores. Estas se ajustan al contexto sociocultural en el que se desarrolle cada momento del año.

“El único obstáculo es la falta de retos”

Si ponemos un pie en el inicio de una visita guiada a la sede, inicialmente nos encontraremos a los patronistas, encargados de realizar prototipos de cada prenda que se sacará a la venta. Si es de niño se prueba en maniquíes, y la ropa de hombre y de mujer en modelos reales. Lápiz, cuaderno y creatividad para crear las prendas que veremos por todo el mundo, estos son los elementos necesarios para inspirarse como mínimo dos veces al año para arrasar en ventas. La siguiente pata que sostiene la base de la empresa son los encargados de la gestión comercial; trabajan con proveedores y fábricas para ajustar precios y estar en constante contacto con el tercer vértice: agentes de países. Estos observan las calles, competencia, etc.…
Los patronistas, junto a los diseñadores, que a su vez conforman el equipo perfecto de “cool hunters”, son los que decidirán qué llevaremos las próximas temporadas. Además, cuentan con encargados en cada sección que se dedican a controlar que todas las prendas que salgan de la empresa, lo hagan en perfectas condiciones y con la máxima eficacia y profesionalidad. Son el engranaje perfecto para que funcionen todas las áreas de este ejemplo de empresa textil.
La motivación es un aspecto esencial en todos los equipos, en uno de los departamentos, durante esta visita, observamos en una de las pizarras la siguiente frase: “El único obstáculo es la falta de retos”, la cual define, a nuestro parecer, la política de la compañía.

Pero su clave está en las tiendas, sus tiendas piloto. Recrear ésta exactamente igual a cualquier establecimiento que podemos encontrar en las calles, se cuida hasta el más mínimo detalle: iluminación, color, música … todo se estudia al milímetro. Por otro lado, un equipo de diseño discute sobre una prenda que lleva un modelo. No olvidemos al departamento de fotografía, edición, maquillaje y estilismo que son los que hacen posible que veamos a través de la web los shootings; realizados con un periodo de antelación sorprendente de tan solo dos días. Es lo que se va a poner en la calle y, por tanto, lo primero que van a ver los clientes antes de entrar a la tienda. Luego, entrarían en juego el resto de elementos estudiados en la tienda piloto.
La marca continuará creciendo, puesto que su filosofía es encontrar lo que la gente quiere, no explicarle al cliente lo que debe llevar.

Si te ha gustado