Marcas de moda y fashion films: su evolución hacia una convivencia perfecta







El  Fashion Film está de moda. Así lo expresó Jorge Clemente, Decano Facultad, CCINF – UCM, al inicio de las II Jornada Complutense Fashion Film organizadas por la Facultad de CCINf – UCM, facultad pionera y referente en formación en comunicación en España, y el diploma de Comunicación y Gestión de la Moda del Centro Universitario Villanueva.

Ante un auditorio lleno de alumnos de universidades y profesionales de la moda, señaló que la  Universidad Complutense, sigue “apostando por educación de calidad en conexión con el mundo laboral y con las últimas tendencias. Por eso es necesario acoger un encuentro sobre un producto que ha ganado terreno y que se configura como uno de los recursos más empleados en el marketing y la comunicación de hoy y gracias al cual la moda se está abriendo camino en el lenguaje audiovisual, sirviéndose del enorme poder de la cinematografía”.

Los Fashion Film nacen como una nueva manera de comunicar, no solo novedades de las marcas sino de desplegar su propio universo. Y es que, los fashion films son un género diferente.

A partir de ahí, se abría paso a un desfile de expertos profesionales que hablaron desde su experiencia, que compartieron abiertamente sus procesos, sus creaciones y sus métodos y claro está, sus conocimientos.

Paloma Díaz Soloaga, directora de las Jornadas  y Profesora Titular de Intangibles, Marca y Moda en UCM y directora Honorífica del Diploma en Comunicación y Gestión de la Moda en el Centro Universitario Villanueva, presentaba las jornadas y sus objetivos que no son solamente saber lo que son lo fashion film, su origen y conocer a los profesionales que intervienen, sino entender como se han convertido en una nueva herramienta de branded content, que dota de gran valor a las marcas de moda puesto que desarrolla todo su universo , nos permite profundizar en la herencia de las marcas, en su nacimiento, en su evolución y en su conexión con tendencias sociales actuales, de cómo miran al futuro, de cómo se enfrentan a nuevos retos.

Por eso, estas Jornadas pretenden constituir un lugar para el análisis y la reflexión, un entorno que favorezca el debate y al intercambio de conocimientos.

Y llega entonces la ponencia macro. Victor Claramunt, director de fashion films y premiado en los mejores festivales de fashion film  del mundo,  imparte una sesión magistral por lo auténtica y por lo real, por toda la experiencia que ha compartido con el público y los mensajes clave que ha trasladado. “Llevo cuatro años haciendo fahion film y fue solo uno el que cambio mi vida”  a partir de ahí, empieza a contar la “anatomía completa”, así lo llama,  de un fashion film, desde cómo nace la idea, cómo se desarrolla, cómo se filma y cómo se distribuye.

Pero para él, si el guión y el concepto sobre el que se construye es importante, también lo es la estética, hay que cuidar cada detalle, limar la producción, “un fashion film que no cuida la producción pasa a ser un corto barato”. Y responde a la pregunta clave: ¿qué es para él un fashion film? “una historia que se empieza a escribir desde el outfit. Primero tenemos algo de ropa que vender, parece que tiene mucha lógica, pero la realidad no es tan obvia. En el cine se visten personajes, se fabrica la ropa para vestir al actor, aquí se tiene la ropa y después se viste al actor, y entonces empiezas a construir una historia”.  A partir de ahí todo fue una sucesión de anécdotas, de experiencias, de modos de trabajar con los equipos, de producir y de crear.

En seguida comenzaba la primera mesa redonda que giraba sobre el tema  “El Fashion Film como herramienta de construcción de marca,” con la participación de Meghan Kelly, Directora creativa Madrid Fashion Film Festival,  Mingo Llull, socio y director proyectos ProjectRoom y que  moderaba Isabel Fernández de Córdova, Consultora comunicación marcas moda.

Durante ese rato, salieron muchos temas que llamaban a la reflexión. Coincidían en que anteriormente, el fashion film era un género que se miraba con recelo, que las marcas no lo entendían como una  herramienta de comunicación.  Pero con la aparición de las redes sociales y  de plataformas de contenido audiovisual, se ha convertido en una herramienta que las marcas buscan por encima de todo. Como señalaba Mingo LLul, “las marcas ya saben que tienen público en todos los canales, por lo que deben  crear algo para cada canal porque todos están abiertos”,

“Las marcas entienden que hay que hacer contenidos audiovisuales para las redes sociales” dice Meghan Kelly, pero lo óptimo “es crear un fashion film y a partir de ahí diseñar toda su estrategia de comunicación, creando la imagen de campaña, alimentando las redes sociales, etc.”  El fashion film constituye el detonante, podríamos decir, de toda una campaña.

Pero las reflexiones no acabaron ahí. Se abría debate sobre temas como la convivencia entre un fashion film, abierto a la experimentación y a la libertad creativa, y la coherencia que busca la marca con su propia identidad; o sobre los aspectos comerciales que deben tener, o no, un fashion film; o cómo es el papel de “entretenimiento” que, mas allá de la orientación a la venta, tienen los fashion film.

Lo verdaderamente importante y en lo que ambos coincidían, es que las marcas tienen que diferenciarse. Y en un mercado saturado de oferta, la diferenciación esta en crear experiencia. Al cliente no hay que darle un producto, hay que darle experiencia. Los fashion film ayudan a dar ese contenido de marca, no se preocupa tanto de impulsar a la venta como de crear marca y de generar experiencias.

La mañana avanzaba. La ponencia de Irasema Vargas de North Sails e Isaac Montesinos de Newlink tampoco dejaba nada que desear. Cada uno desde su exposición consiguieron representar el proceso completo, el engranaje que debe haber entre el fashion film y toda una estrategia comunicativa y de marca.  Primero Irasema transmitió la experiencia en la creación de fashion films para North Sails, desde la creación de conceptos, los pilares en los se apoyan y el desarrollo de la campaña. Después, Isaac Montesinos explicaba cómo a partir de ahí, la agencia diseña su plan de comunicación con el objetivo de conseguir cobertura y presencia en medios.

Y por último,  y como se suele decir no por eso menos importante, tuvo lugar la intervención de Laura Searle, diseñadora y directora de un Fashion film para su primera colección, entrevistada por Ana Llorente, profesora Historia del Traje, del Centro Universitario Villanueva. Se puede decir que Laura ha sido una inspiración para los asistentes, ya que con 21 años creó su propia marca de ropa, Jingüo,  y con unos pocos más se introdujo en el mundo de los fashion film,  desarrollando un producto eminentemente conceptual.

Durante la entrevista, Laura explicó su primera experiencia: Litost, una colección que se apoya en un doble concepto: peso y levedad, que si bien pueden parecer contradictorios, para Laura no lo son, es más conviven juntos, se complementan, y así lo plasma en sus diseños y en su primer fashion film.  Laura huye de un estilo comercial, está convencida de un fashion film tan centrado en el concepto, tan experimental, atrae la curiosidad de la gente en mayor medida que la obviedad y la evidencia.

Y así terminaba el primer día de estas jornadas.

Lo que venía después ya era distinto, se trataba de ver hecho realidad muchas de las cosas que allí se habían dicho. El viernes 29 de noviembre Debbie Smith introducía el maratón de fashion films, un reel de cerca de 70 piezas elegidas por expertos en el género, con el fin de que proyectar una muestra lo más representativa y amplia posible. Smith profundizó en la dificultad que de producir un buen fashion film, ya que no todo vale. Es un formato considerablemente nuevo, en el cuál todos estamos aprendiendo. Lo que si está claro es que “los fashion films han llegado para quedarse, porque son el futuro de la moda”.

 

Puedes ver toda la galería de fotos de las jornadas en nuestro Flick pinchando AQUÍ

 

Si te ha gustado