COSTA BRAVA, 2. 28034 MADRID

Coco Chanel, 50 años después y los hitos de su legado

Hace 50 años, el 10 de enero 1971, el mundo de la moda se vistió de luto para despedir a la magnífica Coco Chanel, una mujer rebelde, revolucionaria y visionaria, pero sobre todo, libre.

La diseñadora francesa dejó un legado amplio y complejo, legado que Karl Lagerfeld se aseguró de mantener con cada diseño y detalle, y que ahora Virginie Viard se encarga de continuar.

Comprender la mente de Coco Chanel podría ser una ardua tarea, pero para facilitar ese trabajo, te ofrecemos algunos hitos de Chanel por los que merece la pena mantener vivo su memoria 50 años después de su muerte.

De Aubazine al Ritz

Su origen humilde no fue un impedimento para alcanzar el éxito. Hija de una lavandera y un mercader ambulante, pasó su infancia en el orfanato de monjas cistercienses donde su padre la abandonó al fallecer su madre. Fue entonces cuando en el corazón de la pequeña Cocó, creció un deseo eterno de ser amada.

En el orfanato, se encargaba de lavar y remendar las sábanas. Consciente de su destreza, pensó que la aguja y el hilo podrían ser su billete hacia otra vida. Y así fue. Con su poca experiencia, pero con un carácter fuerte y una gran tenacidad, a los 17 años dejó el orfanato y comenzó su carrera hacia el éxito. Comenzó trabajando de costurera, y pronto lo compaginó con el cabaret; por el día cosía y por las noches interpretaba Qui qu’a vu Coco?. De ahí tomó su apodo, aunque ella prefería decir que era el nombre cariñoso que utilizaba su padre.

Uno de sus primeros hitos lo alcanzó en 1910 cuando abrió su propia sombrerería en Rue Cambon nº 21, gracias a la financiación de su “fiancé” del momento, Ettiene Balsan, un rico heredero textil francés. Ahí comenzó su carrera al estrellato, y gracias a esa combinación de talento y esfuerzo, consiguió hacerse económicamente autónoma. Al poco tiempo se mudó al número 31 de la Rue Cambon, donde en la planta baja recibía a clientes y exponía sus diseños, reservando su apartamento en la planta superior para las clientas más selectas.

El nº 31 presenció grandes momentos de su carrera, como por ejemplo la presentación del perfume Chanel nº5, o su regreso, tras la Segunda Guerra Mundial, para desafiar a Dior y su “New Look” que según ella, volvía a encarcelar a las mujeres. Gracias a la confianza de Ettiene Balsan y después Arthur Capel, pudo desarrollar su visión y conseguir los beneficios suficientes para devolver la inversión inicial, convertirse en mecenas de otros artistas y vivir cómodamente con costosos viajes por la Costa Azul y residencia fija en el Ritz.

Coco Chanel y su eterno legado

Hay muchas cosas por las que Coco Chanel no será olvidada, pero si por algo hay que recordar a esta gran figura, es por su papel en la liberación de la mujer del siglo XX.

Desde el inicio, buscó con sus diseños la comodidad de la mujer. Se deshizo del agobiante corsé, popularizó el punto en prendas exteriores, tejido tradicionalmente utilizado para confeccionar la ropa interior masculina, universalizó el uso del pantalón y defendió el corte de pelo a lo garçon. Haciendo gala de su sobria elegancia, su “petite robe noire” o lLittle black dress” fue uno de sus grandes éxitos, siempre acompañado de sus características perlas.

Otro de sus grandes diseños fueron los clásicos zapatos crema con puntera negra, porque para Coco Chanel los zapatos eran uno de los accesorios más importantes: “Una mujer con buenos zapatos nunca es fea”, afirmaba. Sus famosos zapatos bicolor fueron pensados hasta el último detalle: el color beige que estilizan las piernas y la puntera negra para acortar el pie.

El bolso 2.55, lanzado en febrero de 1955 -de ahí su nombre-, fue un gran hito del diseño que permitía a las mujeres ser independientes y no preocuparse de dónde dejar su cartera al tomar una copa en un cocktail.

Por último, su aportación más memorable al mundo de la moda seguramente sea el traje sastre con falda de tweed, que simbolizó un contraataque al constrictivo “New Look” de Christian Dior.

 

Chanel y su obsesión por el número 5

El Nº5 estuvo presente en la vida de Coco Chanel desde los inicios. Desde pequeña, cada día en el orfanato de Aubazine veía el número 5: cinco baldosas formando un mosaico, los cinco pétalos en las rosas, figuras pentagonales o ramos de cinco flores… y es que para la Orden del Cister, el nº5 es considerado como la representación de la encarnación más pura y perfecta de las cosas. Más adelante también descubrió que era el número de Venus, diosa del amor y la suma indivisible del número masculino -tres- y el femenino -dos-.

La idea de la colonia nació tras la trágica pérdida de su amante Boy Capel. Tras superar el shock, Gabrielle Chanel dedicó su tiempo a encontrar la manera perfecta de honrar la memoria de su eterno amado. Finalmente se decidió por un proyecto que habían hablado juntos, pero que nunca llevaron a cabo: la colonia. Tras mucha investigación, con la ayuda de Ernest Beaux, el perfumista de los grandes zares, consiguieron crear la fórmula de una colonia parecida a la de Catalina la Grande, femenina y clásica. La elegida fue la muestra número 5 que le ofreció Beaux. Coco Chanel lo interpretó como una señal divina.

Cocó diseñó personalmente el bote y el tapón, inspirado en la forma de la Plaza de Vendome, a donde daba su habitación del Ritz. Cien años después de su lanzamiento en 1921, sigue estando en el top ventas mundiales. Su éxito va más allá de una fórmula química y unas gotas de Chanel Nº 5 son un complemento más, como un bolso o unos zapatos; la imagen creada en torno a este perfume es fruto de una excelente estrategia de marketing, que ha sido capaz de posicionarlo en lo más alto.

De los Ballets Rusos a las divas de Hollywood

Gabrielle Chanel era una mujer cultivada, siempre con un libro en la mesilla, valoraba más la educación que el dinero. Era amante del arte en todas sus expresiones, algo que se reflejaba perfectamente en sus círculos sociales. Entre sus amistades más preciadas había nombres como Picasso, el matrimonio Sert, Igor Stravinsky, Sergei Diaghilev, Salvador Dalí, Man Ray o Jean Cocteau.

Coco Chanel fue una gran amiga, creadora y mecenas, siempre generosa y discreta. Financió obras de teatro o a artistas emergentes, y coleccionista de arte. Fruto de su amistad con algunos artistas surgieron colaboraciones como por ejemplo el diseño de vestuario de los Ballets Rusos de Diaghiley, con música de Stravinsky y los decorados de Picasso

Sus éxitos surcaron el Océano Atlántico hasta Hollywood, convirtiendo sus diseños en irresistibles para las divas del cine americano. La modista francesa vistió a actrices adoradas por el público como Greta Garbo, Marlene Dietrich o Gloria Swanson, siendo la responsable del memorable look de boina e impermeable de Michèle Morgan en “El Muelle de las brumas”.  Pero a pesar de gran su éxito, Chanel prefirió retirarse de Hollywood y volver a su amada Rue Cambon.

A su regreso en 1954, tras la Segunda Guerra Mundial, los nuevos cineastas volvieron a quedar  prendados de Chanel y sus diseños, despegando de nuevo su éxito. Las actrices la idolatraban y sus diseños de seda negra triunfaron dentro y fuera de la gran pantalla. Durante la década tuvo, grandes embajadoras, como Jeanne Moreau, Romy Schneider, Elizabeth Taylor o Jane Fonda, y más allá del cine, también fue protagonista del armario de Jackie Kennedy, Primera Dama de los Estados Unidos.

Su historia y su leyenda, ha sido de interés para muchas personas, habiendo centenares de investigaciones, publicaciones, documentales, exposiciones y largometrajes. Grabrielle en vida confió en Paul Morand, Michel Deon y Luoise de Vilmorin para escribir sobre ella. Postmortem, a pesar de que ella dejó orden a su abogado de impedir cualquier publicación sobre su persona, se han publicado centenares de libros. Este año 2021, con motivo del 50 aniversario de su muerte, el Palais Galliera de París, ha inaugurado Gabrielle Chanel. Fashion Manifesto, una exposición que rinde homenaje a esta leyenda. Aunque se hayan escrito libros, producido películas, analizado estrategias de marketing, visitado la vieja hemeroteca, Gabrielle Chanel sigue y seguirá siendo un ser misterioso y extraordinario.

Compartir en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Otros artículos de Atelier

El retorno de Martín Margiela

Beatriz Carmona para COOL The Lifestyle
Martín Margiela siempre ha sido un artista. Pese a que el diseñador de moda de Maison Margiela se retiró al cumplir ésta 2 décadas en el sector; ha sido este año cuando ha decidido reaparecer.

Saber más