COSTA BRAVA, 2. 28034 MADRID

Experiencias en el FIT

¡Hola a todos!

La clase del Fashion Trend Forecasting Track

Javi, Macrina y yo fuimos este verano 2012 a Nueva York a hacer el curso de predicción de tendencias del FIT. Los tres estábamos expectantes por ver qué nos encontraríamos al llegar, pues era la primera vez que se impartía ese curso y no teníamos ninguna referencia.

El FIT parece un centro de máxima seguridad. Hay seguratas por todas partes: en cada esquina, en cada puerta de entrada y pululan hasta por los pasillos. Es gigantesco, tiene cuatro edificios.

A cada alumno le asignan un carné de estudiante, el ID Card, sin el cual no se es nadie. Te pueden haber visto entrar y salir 50 veces que como te lo dejes olvidado no entras. Entonces tienes que ir al dichoso C building a pedir una pegatina temporal que te identifique.

Por las mañanas teníamos clases de inglés de 9 a 12. Javi y yo teníamos al mejor profesor de todos, Patrick. Además de ser súper amable y simpático, daba las clases de una forma que se nos pasaban volando: leíamos y comentábamos textos del New Yorker sobre moda o nos ponía vídeos de charlas sobre diseño y arquitectura. Hasta nos llevó a las oficinas de Ogilvy, la prestigiosa agencia de publicidad y marketing.

Vista desde la 7a planta del FIT

De 12 a 13.30 comíamos y entonces empezaban las clases del track de Fashion Trend Forecasting. Nuestra tutora era Marguerite LaCorte. Una mujer bastante alocada y fácil de tratar. En general cada día teníamos una clase diferente: tendencias de comida, bebida y salud, tendencias en maquillaje, psicología y marketing del color, branding… En general los profesores eran profesionales bastante reconocidos. La asignatura sobre color era completamente teórica, sin embargo en la de tendencias de comida y bebida fuimos recorriendo la ciudad con la profesora por distintos sitios que en los que se concentraban los puntos fuertes del momento en Nueva York: una fábrica de queso, un mercado italiano en la línea del Mercado de San Miguel de aquí… El profesor de tendencias de maquillaje, por su parte, nos enseñó las claves para distinguir las tendencias sólo con ojear una revista.

El programa de todas las asignaturas era bastante completo, aunque se centraban más en el origen y el presente de las tendencias que en lo que puede venir en el futuro y cómo detectarlo.

A parte de las clases, con Paloma Díaz Soloaga, directora del Título de Moda de Villanueva e Isabel Fernández de Córdoba, profesora, asistimos a diferentes reuniones y ponencias sobre el funcionamiento de las empresas de moda y pudimos visitar en Philadelphia las oficinas centrales de Urban Outfitters, que eran una auténtica maravilla.

El balance de la experiencia en general es más que bueno. Nunca olvidaremos nuestro verano en Nueva York.

Vidriera de Louis Vuitton by Kusama

Compartir en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Noticias relacionadas