COSTA BRAVA, 2. 28034 MADRID

Nessum dorma: las novias de la pandemia también mostraron valentía

¿Cómo es posible que una marca de moda nupcial española sea la elegida por cientos de mujeres de Corea del sur, Estados Unidos, México, Singapur, Alemania, Japón, China, Australia, Reino Unido…? La respuesta es que Shopia et voilá es una de esas marcas que destilan personalidad. Sofía y Saioa pertenecen a esa hornada de mujeres bien formadas y carreras profesionales sólidas, que lo dejan todo para emprender una aventura empresarial apasionante.

Y precisamente por eso, estas dos bilbaínas, no pudieron quedarse quietas durante los momentos más duros de la pandemia, cuando todos nos vimos obligados a permanecer en casa y no poder salir durante unos larguísimos noventa días. En todo ese tiempo, cientos de bodas dejaron de celebrarse y nuestras dos protagonistas decidieron, poco a poco, ofrecer un consuelo a todas esas mujeres que debieron postergar sine die el momento más feliz de sus vidas.

Gracias a las redes sociales, Saioa y Sofía lanzaron el proyecto que ahora conocemos como Nessum dorma pero que en ese momento fue simplemente una mano tendida, un boceto, un dibujo que -como un poema- trataba de mostrar cercanía y calor frente a tanto desconcierto y sufrimiento como todos experimentamos. Un gesto generoso de amistad, a más de 300 chicas de los lugares más diversos, que quisieron sumarse a esta iniciativa y que ahora ve la luz en formato físico, en un magnífico libro objeto que uno disfruta con solo sostenerlo entre las manos.  El volumen recoge una selección de 100 propuestas que Sofía, la diseñadora de la marca, realizó para todas esas novias durante los días de confinamiento. Muchos de esos bocetos verían la luz meses después en vestidos reales. Otros se quedaron en el recuerdo de tantas mujeres, con el mérito de haber logrado despertar la esperanza en los momentos más oscuros que hemos vivido en lo que llevamos de siglo XXI.

Para Saioa “buscar un nombre fue lo más difícil. Debía transmitir la angustia de las novias, del momento, pero a la vez las ganas de imponer la ilusión sobre el miedo. Por eso nuestro editor nos sugirió llamarlo Nessun Forma (que nadie duerma), como el aria de la ópera Turandot de Puccini, que, ambientada en la china milenaria, narra la historia de la cruel princesa Turandot que decapita a sus pretendientes si no le responden tres adivinanzas”.

La historia es dramática, como sucede en casi todas las Óperas, en las que es posible encontrar amores apasionados, dramas arrolladores, muertes desgarradoras: “El príncipe Calaf se postula respondiendo a los tres enigmas y desafiando a Turandot a que adivine su nombre para librarse del matrimonio. La princesa en respuesta ordena que nadie duerma en Pekín hasta que se sepa el nombre del atrevido pretendiente”. Las chicas de Shopie et voila culminan la tragedia de la siguiente manera “Nosotras fuimos Turandot. Nosotras fuimos el príncipe”.

La marca es un buen ejemplo de cómo la alta costura nupcial puede adaptarse a los tiempos y continuar siendo un modelo de negocio rentable que vende en 63 puntos de venta del mundo entero, sin traicionar la exquisitez que se espera para el gran instante que cada novia desea retener para siempre.

Por: Paloma Díaz Soloaga

Compartir en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Noticias relacionadas