COSTA BRAVA, 2. 28034 MADRID

Viviendo Milán

Hablar de Milán es hablar de una ciudad abierta y cosmopolita, llena de arte y de cultura, y sobre todo de lujo y moda. Allí hemos estado durante 4 días un grupo de alumnos de CGModa conociendo de cerca un poco más de ese universo que es Milán.

Inauguramos el viaje con un plato fuerte: la visita a Armani Silos, un espacio expositivo, creado por el mismo Giorgio Armani con motivo de los 40 años de la firma. Allí se alberga el patrimonio acumulado durante 4 décadas, estructurado en una serie de temáticas que han inspirado el trabajo creativo del propio Armani: prendas de día, exotismo, color y luz.   

Durante la visita guiada, conocimos a fondo la esencia de la marca y su recorrido. Georgio Armani ha sido capaz de captar los cambios que se han ido produciendo en la sociedad y adaptando sus creaciones a esos nuevos roles sociales. Son trajes cómodos, prácticos, también con influencia de lo exótico pero “armanizado”, es decir, ajustado a su propia sensibilidad, con líneas desestructuradas, fluidas, adaptadas al cuerpo.

Otro de los destinos fue la ruta por el emblemático Cuadrilátero de la Moda, considerado el barrio por excelencia donde encontrar las mejores creaciones y diseñadores italianos,  talleres de moda, cafeterías originales, antiguos palacios, boutiques, joyerías y perfumerías. Caminamos por la Via Montenapoleone, una de las calles más lujosas del planeta, que alberga las tiendas insignia de marcas de lujo como Prada, Versace, Armani,  Dolce & Gabanna.

Entramos en el pop up de Gucci Circolo donde vimos la colaboración que la marca ha hecho  con Balenciaga.  Allí vivimos una  experiencia sensorial al ser una marca con mucha vinculación con la música y que ha sido nominada por sus playlist de más de 20 mil canciones. Otra experiencia fue la tienda física de la marca veneciana Golden Goose, con un diseño muy interactivo, donde se podía grabar videos, customizar tus propias zapatillas, etc.

La Galleria Vittorio Emanuele es otro de los lugares obligados para visitar. Es un edificio del siglo XIX formado por dos arcadas perpendiculares y una gran bóveda  que alberga  marcas prestigiosas como Prada, Gucci o Louis Vuitton, galerías de arte, cafés y librerías.

La marca Prada lleva en la Galeria desde la década de 1920, formando ya parte del patrimonio histórico y cultural de Milán. Visitamos la tienda actual, que data de 1948, y que mantiene las instalaciones y la decoración de la época. Durante la visita, nos explicaron con detalle la evolución de la marca y su despegue hacia la internacionalización bajo la dirección de Miuccia Prada, nieta del fundador. La responsable de la tienda nos mostró el diseño interior, el mobiliario histórico que compone parte importante del visual merchandising. También vimos su  Brand Book, con todo el brand heritage, y cómo es el diseño arquitectónico de las tiendas de Prada en otras ciudades. Durante el recorrido nos explicaron la historia de algunas piezas icónicas de la marca, elegantes, sobrias y siempre de gran calidad. Pero sobre todo, comprendimos que a día de hoy, Prada ha logrado ofrecer no solo un producto excelente, si no un “aura” de exclusividad que lo convierte en toda una experiencia. 

También teníamos claro que Milán hay que vivirlo. Por eso  aprovechamos para pasear por las calles y descubrir ese “life style” que lo caracteriza.  El barrio de Brera es especialmente interesante. Situado en el centro histórico de Milán, esta compuesto por calles adoquinadas, edificios del siglo XVIII y tiendas originales y llenas de encanto. Allí mismo se encuentra la Pinacoteca, considerada uno de los museos más importantes del mundo al albergar pinturas de grandes maestros de los siglos XIII al XX,  y que también tuvimos la oportunidad de visitar.

En Brera también visitamos el emblemático concept store 10 Corso Como, donde vimos cómo un espacio se puede convertir en marca lifestyle a través de espacio de venta de producto, librería, cafetería y lugar para exposiciones y colaboraciones entre marcas. 

Tampoco nos olvidamos del barrio Navigli, con sus canales, que aunque hace un siglo que dejaron de ser útiles como medio de transporte, en la actualidad se han reconvertido en un bonito paseo lleno de restaurantes, terrazas y un punto de encuentro para la gente joven. 

Cuatro días intensos, repletos de moda y de aprendizaje. Un complemento indispensable  para poner en práctica lo que se aprende en el aula.

Compartir en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Noticias relacionadas